Sus historias

Nuestro primer San Valentín como esposo y esposo

Por Ruben Gonzáles

Ruben Gonzáles y su esposo Joaquin Tamayo

Hace un par de semanas, mi esposo Joaquín y yo cenamos con nuestra amiga Julia y sus padres en un restaurante mexicano en Washington, DC. Esta no era una situación inusual, ya que por nuestro compromiso matrimonial, Joaquín y yo con frecuencia recibimos invitaciones de nuestros amigos a cenar con ellos y sus padres que se sienten un poco incómodos ante su orientación, para servir como modelo de una pareja gay amorosa, feliz y productiva.

En el caso de Julia, una recién graduada de la facultad de leyes, a sus padres les confesó su orientación hace cuatro años, pero aunque su padre ha llegado a darle bastante apoyo, su madre aún tiene dificultades en aceptar su orientación.

La familia Gonzales-Tamayo

En plena cena la mamá de Julia me tomó la mano, y me dijo, "Lo siento pero yo no te puedo apoyar. Tú y tu pareja son buena gente, pero como soy hispana, no los puedo apoyar." En ese momento le interrumpí y le dije, "Señora, puede ser que usted no pueda apoyarnos, pero con todo el debido respeto, no vale usar el hecho de que es hispana como razón. Mi abuela tiene 84 años y es mexico-estadounidense. Mi madre es latina, y mi jefa es hispana. Cada uno de ellos con mucho orgullo estuvo en nuestra boda, entonces por favor no le eche la culpa al hecho de que es hispana por sus dificultades en aceptarnos."

El resto de la noche, la madre de Julia y yo la pasamos sentados lado con lado. Al final ella reafirmó su punto de vista pero nos dio las gracias a Joaquín y a mí por ser tan buenos amigos de su hija, y se ofreció a invitarnos a cenar en caso de que nos encontráramos cerca de su casa en Santa Fe, Nuevo México. Partiendo de esta conversación, Joaquín y yo nos pusimos a reflexionar sobre nuestra boda que tomó lugar hace unos meses, el 5 de noviembre.

De nuestro orgullo de ser latinos y de origen mexicano nació el deseo en Joaquín y en mí de celebrar e incorporar a nuestra boda nuestras tradiciones mexicanas, inclusive las tradiciones de boda. Por eso hubo mariachis, mi mentora sirvió de madrina de pastel, servimos cochinita pibil y galletas de boda mexicanas; e instalamos altares de Día de los Muertos para celebrar y recordar a nuestros abuelos fallecidos. Para nosotros era importante que en nuestra boda se reflejaran nuestras raíces plenamente y de tal modo que nuestras familias se sintieran totalmente incluidas.

Pero la verdad es que al principio no sabíamos cómo este deseo nuestro podría hacerse realidad. Por ejemplo, para pedirles a mi tio y tía, que tienen 28 ​años de casados, a que nos pusieran el lazo tradicional durante la ceremonia de la boda, tuvimos que superar unos pocos nervios. Yo lo que quería era estar seguro de que mi tío católico tradicional (de quien mi primer recuerdo es de él sentado en su carro "lowrider" mientras se subía y bajaba su sistema hidráulico) se sintiera cómodo desempeñando este papel en nuestra boda. Cuando finalmente se lo pedimos, su esposa nos dijo que sería un honor. Durante la mañana de la boda, mi tío empezó a derramar lágrimas de alegría al vernos a Joaquín y a mí bajar de la escalera. Eso me sorprendió y me conmovió profundamente, pero más que nada, me hizo sentirme amado por él.

Para ambas familias, la nuestra fue la primera boda gay a la que habían asistido, y de hecho, para estar allí, la mayoría tuvo que viajar desde lejos. Y precisamente el hecho de que de este momento surgió una oportunidad para que nuestras familias nos demostraran su amor y apoyo y para que nosotros les demostráramos lo tanto que los amamos y apreciamos, fue una de las cosas más bellas de nuestra boda. Viendo el ejemplo de nuestras familias, me desconcierta pensar en lo que dijo la mamá de mi amiga, de que por ser latina no era capaz de apoyar la orientación de su hija.

En realidad, hay mucho apoyo entre los latinos para las personas LGBT, y esto se debe fundamentalmente a nuestra cultura y valores. De hecho en los últimos años hay cada vez mayor apoyo de los latinos, y esto se debe a nuestro valor de la familia y a nuestra creencia en la justicia y en tratar a los demás como quisiéramos ser tratados. Para nosotros, como latinos, la familia es muy importante, y como latinos, no le damos la espalda o excluimos a ningún miembro de nuestra familia.

Cuando nosotros como latinos y latinas lesbianas, bisexuales, gays y transgénero (LGBT) salimos del clóset y compartimos esta parte de nuestras vidas con nuestra familia, lo que estamos haciendo es dándoles la oportunidad de demostrar que nos aman y apoyan. Por ejemplo, ahora que se vuelve cada vez más común ver fotos de bodas en Facebook, Joaquín y yo quedamos conmovidos ante el amor que nuestra familia nos demostró con sus comentarios sobre las fotos, el vídeo y los anuncios de nuestra boda. Cabe destacar que muchos de ellos no estuvieron presentes en la boda, y tampoco les habíamos hablado de cómo se sentían acerca de nuestra relación. Pero al recibir la oportunidad de demostrar su apoyo de manera pública, salieron a apoyarnos con mucho orgullo en persona y en línea nuestros y nuestras tías y tíos, primos y primas, y padres.

En este Día de Amor, Joaquín y yo estaremos celebrando nuestros doce años de estar juntos, y también será nuestro primero como pareja casada. Y fue maravilloso que el amor y el compromiso que nos teníamos el uno para el otro se fortalecía cada vez más, a medida que uníamos nuestras vidas al realizar decisiones relacionadas a nuestras carreras, hogar, y familia. Pero realmente, el estar casado ha sido algo muy especial. Fue una experiencia increíble, maravillosa, que cambió nuestra vida la de realizar nuestro compromiso de por vida con la compañía de nuestros seres queridos. En verdad, fue realmente inestimable esta oportunidad que se nos dio de celebrar cada parte de nuestro ser con la compañía de nuestras familias, amigos y colegas.

Ruben Gonzáles

Ruben Gonzáles es Vice Presidente Auxiliar de Desarrollo de Recursos para el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la organización nacional más grande de apoyo y defensa de los derechos civiles de los latinos en EE.UU. Ruben desarrolla y administra las relaciones con algunos de los financiadores más importantes de NCLR, incluyendo individuos, fundaciones y corporaciones. Antes de unirse a NCLR, se desempeñó como Director de Desarrollo de The Urban Assembly, una organización para la gestión de escuelas con sede en Nueva York, donde supervisó todos los esfuerzos de recaudación de fondos.

Contáctanos


Sergio Lopez
P: 202.304.1033
Sergio@FreedomtoMarry.org


Powered by ARCOS
Design by Plus Three

Mantente conectado

Síguenos

Inscríbete para recibir nuestro boletín

-->